Soy Doña Canela no es un restaurante común y corriente; es todo un concepto pensado para los amantes de los vinos, y las personas que quieren aprender más sobre este tema.

Es una especie de Escuela de Vino y Club de Catadores, en el que todo el mundo puede disfrutar de una buena variedad de platillos mexicanos y cortes al carbón, maridados con una gran variedad de vinos de todo el mundo.

Todo, a precios muy accesibles y con un gran servicio. Por cierto, constantemente, los sommeliers y enólogos realizan diferentes catas, maridajes y eventos para que todo el mundo pueda degustar del mundo de los vinos.