Siempre es oportuno recordar a las personalidades que dejaron una huella que forma parte de los clásicos del guardarropa de todos por haber influido en el estilo de su generación, y quien siempre estará vigente es Eduardo VIII Duque de Windsor.

Él era reconocido por su estilo único, que se caracterizaba por expresar el desapego por la moda de los años 30 y su extraordinario gusto, haciéndolo popular entre los paparazzis de la época.

Eduardo VIII adoptó el nudo ancho triangular de la marca italiana Scappino, logrando que toda Europa lo conociera como el “Nudo Windsor” o “Nudo Scappino”.

Nunca es tarde recordar cómo hacer este nudo, que siempre demuestra elegancia y un gusto exquisito:

  1. Acomoda la corbata alrededor de tu cuello. Coloca el extremo más ancho a la derecha y 30 cm más abajo que el lado más angosto a la izquierda.
  2. Cruza el extremo ancho sobre el extremo angosto.
  3. Cruza el extremo ancho de tu corbata por debajo del extremo delgado y pásala arriba de la intersección de los dos extremos.
  4. Tira del extremo ancho por debajo del extremo angosto.
  5. Perfila el lado ancho hacia la derecha.
  6. Cruza el extremo ancho por arriba de la intersección de los extremos.
  7. Vuelve a perfilar el extremo grueso a la derecha, de modo que el extremo ancho quede al revés.
  8. Cruza el extremo ancho detrás del extremo delgado.
  9. Repite el paso 3.
  10. Pasa el lado más ancho que acabas de jalar por arriba de la intersección de los dos extremos e introdúcelo por el nudo flojo.
  11. Ajusta el nudo de manera que se acomode exactamente en el medio del cuello y verifica que la corbata llegue hasta la pretina del pantalón.