Muchos hombres entran en conflicto al tener que decidir si deberían, o no, quitar cualquier tipo de vello de su cuerpo, y es que para muchos se trata de un tema de masculinidad, por lo que no quieren arriesgarse a intentarlo, aunque internamente ¡mueren de ganas por hacerlo!

Para comenzar, debes saber que el vello púbico, y en general el vello en el cuerpo tiene una razón de existir: según los expertos, una de las funciones principales sería evitar el roce e irritación de la zona íntima, tanto del hombre como de la mujer durante el acto sexual, además, ayuda a no exponer directamente, el órgano sexual a infecciones.

Algunos especialistas aseguran que, además de ser más estético para algunas personas, depilar la zona íntima ayuda a prevenir problemas con ladillas, aunque en realidad es un tema de higiene, ¿no creen?

Otra de las negativas que existe al depilarse la zona, además de la irritación, es que cuando vello vuelve a crecer podría presentarse un caso de pelos enquistados, que se manifiesta en forma de bultos rojos e inflamados que podrían infectarse y transformarse en graves heridas en la piel.

Los métodos de depilación también se han convertido en un inconveniente debido a que ponen en riesgo la integridad de la zona genital, obvio al utilizar cera o rastrillos hay consecuencias a considerar. Según varios especialistas, al tener la zona íntima libre de vello, nos expone a Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), aunque no es una constante detectada en diagnósticos de estas.

En gustos se rompen géneros, y lo cierto es que es algo muy personal que debes decidir, y en caso de tener pareja, hablar al respecto y llegar un acuerdo que tenga cómodos a ambos. Cuéntanos, ¿estás a favor o en contra de la depilación?