Escondido entre los locales comerciales del Centro Histórico del a Ciudad de México, se encuentra un pequeño paraíso para todos los amantes de Star Wars y el mundo de Disney. Desde el momento que te acercas a Ramona Cocina, te encuentras con una enorme repisa llena de juguetes de colección de todos los universos creados (o comprados) por Disney, junto a un enorme letrero, con un gusto muy kitsch, que te da la bienvenida a Ramona.

Al entrar te encuentras con paredes llenas de pinturas, recortes de revistas, repisas y vitrinas que exhiben una impresionante colección de juguetes, coleccionables y recuerdos alusivos a las Princesas Disney y a los personajes de las épicas películas de la Guerra de las Galaxias (las clásicas y las contemporáneas). Además, tienen muchas decoraciones y murales, de luchadores y con frases, que le imprimen un toque kitsch, pero mezclado con la casa de tu abuela. Una decoración que, junto a la música de fondo, te invita a olvidarte del estrés del día a día, y simplemente disfrutar de un divertido momento lleno de sabores.

En la carta de Ramona Cocina podrás encontrarte con una buena variedad de emparedados, pizzas, lasañas y alguno que otro platillo casual. Todos, preparados al momento y con ingredientes frescos. Además, podrás encontrarte con un menú con sopa, plato fuerte, postre y café, que va cambiando todos los días. Personalmente, recomiendo probar la Sopa de Lima, el Filiberto (Philly Cheesesteak), el Plato Juan (de snacks), la Lasaña y cualquiera de las pizzas personales.

Además de la comida y de la impresionante colección de artículos de Disney y Star Wars, lo que hace especial a Ramona Cocina es que, constantemente realizan eventos gastronómicos y fiestas, pensadas para que te olvides de todo y te diviertas un rato. Sólo por mencionar algunos, han realizado eventos como el Festival Hamburguesero, el Juanga Fest (con música y platillos dedicados al Divo de Juárez), una Cata de Vinos, el Thalía Fest y el Festival de Pambazos, entre otros.

En Ramona Cocina la fiesta nunca termina; es un lugar en el que todos los amantes de la fiesta y los universos Disney, pueden divertirse como locos, mientras disfrutan de algún platillo casual, a precios más que accesibles. Sin duda, el mejor lugar para divertirte con los amigos en el Centro Histórico.