Hablar de heces, seguramente no es tan agradable, a menos que haya algún fetiche que no será necesario compartir en esta ocasión, sin embargo, mediante esto podríamos percatarnos de un problema grave de salud.

Si bien, las heces no tienen un color, textura u olor que las defina en general, hay características que alertan de un posible problema en el intestino grueso, en el intestino delgado e incluso, en la forma en que nuestro cuerpo asimila y procesa los alimentos.

No existe una media que nos diga cuántas veces es adecuado evacuar durante el día, sin embargo, los expertos dicen que si notas que evacuas de forma irregular a como normalmente lo haces, debes acercarte a tu médico puesto que es posible que haya algún problema estomacal, desde una infección leve hasta algo más grave.

Aunque suene desagradable, la apariencia de las heces es muy importante. Según los expertos, es imposible considerar una constante en la apariencia de las heces, pero ellos cuentan con una escala de 5 niveles en donde califican qué tan sano es lo que defecamos.

Las señales de alerta que los expertos recomiendan considerar es, cuando hay dificultad y dolor al evacuar, si hay mal olor y si las heces tienen un color rojo, lo que indicaría presencia de sangre, negro, lo que significaría que ha habido una presencia constante y preocupante desde hace mucho tiempo, y color blanco, lo que se traduce como una obstrucción en el conducto biliar.