El árbol de la noche triste, fue testigo del momento en el cual Hernán Cortés lloró al ser derrotado por los Mexicas.

Se encuentra en la calzada México- Tacuba, pero curiosamente se ha convertido en un refugio para gatos, en cuanto esta situación existen opiniones encontradas pues mientras unos alaban la labor de dejar comida y agua a los mininos, otros lamentan que se encuentre en estas condiciones.

Victor Hugo Romo, alcalde, anunció la rehabilitación de este espacio, en la cual se invertirán seis millones de pesos, en primer lugar se realizará un saneamiento del tronco, para dar paso a las fuentes y luminarias

Hasta el momento no se ha informado qué sucederá con los gatos