Ayer tuvimos la oportunidad de ver antes que nadie el primer capítulo de la tercera temporada de Stranger Things.

Nos transportamos nada más y nada menos que hasta el ‘Starcourt mall’, antes de entrar a la proyección nos comimos un helado en Scops Ahoy y jugamos maquinitas en el arcade.

 

Fue así como nos recibió un set completamente tematizado y ambientado en los 80’s ¡simplemente parecía que estábamos en Hawkins! Con decirles que hasta la marquesina nos hacía sentir de lo más retro.

No les queremos spoilear el capítulo pero ¡tienen que verlo! Pues desde los primeros minutos nos mantuvo al filo del asiento.