Nuestro paseo día en tierras yucatecas continuó con un recorrido digno de admirarse, pues se trató nada más y nada menos que de una ruta por sitios arqueológicos llamada ´PUCC’ la cual recorre: Lábna. Kabah y Uxmal.

Nos encaminamos por senderos que parecían sacados de un libro de aventuras, los paisajes son dignos de un sueño, recorrer cada uno de sus pasillos es como realizar un viaje en el tiempo que nos permite conocer la cultura ancestral. Los espacios combinan perfectamente como si se tratara de un delicado equilibrio cuidado por la misma madre naturaleza.

Después de este recorrido, el Museo del Chocolate fue nuestra siguiente parada ¡una experiencia gastronómica! En cual despertaron nuestros 5 sentidos, pues desde el inicio ¡nos enamoramos! Recorriendo este museo, que además es una reserva natural, conocimos el proceso de realización de este producto desde la recolección de los granos de cacao, hasta la presentación que conocemos hoy en día y la razón por la cual el cacao es una pieza clave en la cultura mexicana.

Nos tomamos un vasito de chocolate caliente, pero queremos contarles que fue bastante diferente a lo que nos hubiéramos imaginado, pues no es ese clásico sabor, en esta ocasión era algo amargo, así que nos dieron la opción de probar algo clásico poniéndole chile en polvo, así como lo leen, de esta manera lo tomaban nuestros antepasados.

Otra de las cosas que más nos sorprendió fue el ritual del cacao un espectáculo lleno de historia, donde vimos la manera en la cual se pedía por su cosecha.

Terminamos el día en un espectáculo de luces en Uxmal, el cielo se llenó de estrella y las paredes de este emblemático sitio arqueológico se iluminaron de distintos colores ¡un imperdible!

Pronto les contaremos que otras cosas descubrimos ¿nos acompañan?