¿Han despertado en el paraíso? nosotros sí, hoy nos tocó iniciar el día en el Lodge Uxmal, y el hotel es simplemente ¡IMPRESIONANTE! pues nos hizo sentir en contacto con la naturaleza, cada rincón estaba perfectamente cuidado, el personal siempre atento y con una excelente actitud, además de encontrarse junto a este sitio arqueológico, este recinto tiene muchas opciones para ofrecer que van desde actividades hasta platillos.

Regresamos a Mérida, donde ya nos esperaba un guía para contarnos todo acerca del centro, conocimos varios puntos importantes entre los que se encontraba el palacio de gobierno y el ayuntamiento, desde el momento que entramos es innegable el estado en el que nos encontramos pues las paredes y la construcción gritan Mérida a como de lugar ¡tienen su sello!

Después nos trasladamos al Palacio de la Música donde el mismísimo holograma de Armando Manzanero nos recibió, cada una de las salas tiene una dedicatoria especial, entre ellas se encuentran: José Alfredo, Armando Manzanero y la Sala de los Intérpretes. Podríamos pasar horas en este lugar ¡pues se trata de un museo interactivo! donde sin importar la edad, te aseguramos que te vas a divertir, de eso no hay duda, y uno nunca sabe quizá hasta salgas bailando Jarana.

Nuestra siguiente parada fue el Museo de la Comida Yucateca ¿en una palabra? DELICIOSO, este lugar tiene más de una sorpresa, los platillos son una oda a las tradiciones, todo es delicioso, desde la cochinita pibil hasta el relleno negro y ni qué decirles de las empanadas de queso de bola ¡las amamos! para un dulce final, nada mejor que un postre ¿no creen? así que probamos el helado de mamey, coco y obvio el flan de queso (fue nuestro favorito)

Por si esto no fuera suficiente, fuimos a ver como desenterraban la cochinita pibil ¡es todo un proceso! Nuestro camino siguió al Teatro Peón Contreras donde disfrutamos de una Gala Yucateca llena de música, color y tradición

¿Para cenar? ¡Tacos de la Unión! los amaaamos, nos recibieron con queso fundido con castacán, tacos de lechón, cochinita y chamorro negro el cual por cierto es una receta exclusiva de la casa, de verdad tienen que probarlos pues a tan solo meses de haber abierto al público, se han convertido en uno de los mejores sitios para comer en Mérida