Uber es una de las plataformas de movilidad más importantes alrededor del mundo, y Londres es una de las ciudades que había conquistado con ese servicio, el cual desde el año pasado tuvo algunos problemas para operar es por eso que el Transport for London (TFL) ha negado la renovación de su licencia. 

“Hay indudablemente sitio para empresas innovadoras en Londres[…], pero es esencial que las empresas cumplan las normas para mantener a sus clientes seguros” Indicó Sadiq Khan el alcalde de Londres, 

Esto luego de que las mejoras no fueron suficientes, y se ha encontrado un patron de fallos de seguridad, en la cual los pasajeros se encuentran vulnerables, incluso con suplantación de identidad.

A pesar de esto la empresa de transportación cuenta con 21 días para apelar esto y demostrar que ha resuelto estos problemas.